El amor no nos mata,tan solo nos vuelve suicidas ~

domingo, 5 de septiembre de 2010

La historia de Angela y Miguel es especial, sobrepasa los límites de lo natural, es una historia como pocas...

Angela es una muchacha tímida, muy dulce, logra sobresalir sin necesidad de mostrarse, su esposo está profundamente enamorado y no sabe que ella solo siente por el afecto y no amor incondicional. Miguel es un muchacho agradable, sano, que siempre encuentra la palabra justa, las personas que están junto a el se sienten seguras porque irradia seguridad, se caso con una mujer posesiva y egoísta y logró separarse después de dos años de martirio.

Se conocieron en el trabajo, Angela, recién llegada a la empresa, comenzó como asistente en el área administrativa, Miguel, con dos años en la misma, tenía un cargo importante, sus oficinas estaban separadas pero las unía una puerta intermedia que aprovechaban para poder hablar o hacer algún comentario gracioso y así estar en contacto. Cuando los presentaron ambos sintieron una fuerte atracción, disimularon por supuesto, e inmediatamente trataron de buscar todo tipo de excusas para compartir trabajos y charlas

Para Angela este sentimiento era una carga muy pesada y al año renunció de la empresa. Esto provocó en Miguel mucha tristeza, cada día en la oficina era demoledor para él, trató de olvidarla pero no pudo, sumado a la presión del trabajo al año, tuvo un daño cerebral que le provocó ceguera.

Pasaron 10 años, Angela se separó de su marido y Miguel logró adaptarse a su nueva situación de manera admirable. Un día Angela busco a Miguel por Internet y encontró una pequeña nota de él sobre Ceguera e Informática, en ese momento supo lo sucedido y no sintió tristeza por el hombre que amo en los últimos años, sintió una profunda admiración por sus logros y su amor creció más y mas.

Inmediatamente redactó un mail y lo envió a la dirección de correo que figuraba en la página. Cuando Miguel lo escuchó desde su computadora especial para ciegos contestó inmediatamente pero no pudo expresar todo lo que sentía, tenia que ser cuidadoso, el sabia como serlo. Y fue así que Angela recibió la respuesta de Miguel, su corazón comenzó a latir aceleradamente, se acordaba de ella!!!!!!....después de tantos años!!!!. Quería escucharlo, verlo, tocarlo, sentir el roce de sus labios en su mejilla, como hacer. Entonces contestó el mail contándole un montón de cosas y puso su número de teléfono.

Al otro día estaban hablando por teléfono, reían, se sorprendían, se elogiaban uno al otro, hacían silencios que decían todo, como siempre Miguel buscó el momento justo de la conversación para contarle a Angela que había empezado una carrera donde era la única persona ciega de la clase y necesitaba ayuda, fue así que combinaron para encontrarse una vez por semana.

Cada encuentro era mágico para los dos, ella ayudaba en sus tareas y el le enseñaba las cosas maravillosas que hay detrás de una persona ciega, el amor entre ambos creció pero no se atrevían a expresarlo, callaban por miedo a perder esa magia, por miedo a perderse nuevamente Cuando Miguel se dio cuenta de la situación, amaba tanto a esa mujer que no quería herirla, no quería ser una carga para ella, fue así que comenzó a alejarse, poniendo excusas, cada excusa era un puñal en el corazón, él pensaba que le hacía un bien pero no imaginó que esto provocaba en Angela mucha tristeza, finalmente se alejaron y nunca pudieron decir cuanto se amaban.

Pero esta historia tuvo un final feliz, en otra época... Dios al ver este amor tan grande decidió que ellos se pudieran encontrar en otro lugar y otro tiempo.

Miguel y Angela murieron y volvieron a nacer 20 años después, se conocieron en la adolescencia, no pudieron separarse, fue mágico, hermoso.

La primer noche que hicieron el amor quedaron profundamente dormidos y cuando despertaron se contaron lo que habían soñado, para su asombro habían soñado lo mismo: Que se conocieron en el trabajo, Angela recién llegada y Miguel con dos años de antigüedad en la empresa, que sus oficinas estaban separadas pero las unía una puerta intermedia... Que los presentaron y sintieron una fuerte atracción, que disimularon, e inmediatamente trataron de buscar todo tipo de excusas para compartir trabajos y charlas……

Angela y Miguel fueron afortunados en la nueva vida y dejaron tantas huellas que su amor sigue eterno, como Romeo y Julieta pero con un final feliz.

Angela y Miguel nos demuestran que no existen obstáculos que separen cuando el amor es verdadero y profundo.

1 comentario:

  1. es verdad gor, aveces pienso si esos sueños q tengo con las mismas personas pero en otra ciudad y con otra gente y en otra casa no sera un recuerdo de otra vida anterior :( , solo con algunas personas me paso , quiza sea asi quien sabe :)

    ResponderEliminar